Algunas montañas navarras empiezan a vestirse de blanco con la llegada de la nieve a sus laderas y la apertura de sus pistas de esquí.